Feminismo socialista


Ana de Miguel
Ana de Miguel
Miguel Álvarez, Ana de
Profesora Titular de Filosofía
Universidad Rey Juan Carlos de Madrid
E-mail
ana.demiguel@urjc.es
Líneas de investigación
Feminismo socialista

Página principal Archivo Historia de la teoría feminista

No asistí a la conferencia, en esta página se resume el artículo de Ana de Miguel sobre John Stuart y Harriet Mill. Stuart Mill (1806- 1873) ingles, es un reformador social le importan los problemas de la humanidad es defensor de los derechos humanos, antiesclavista y feminista. Fue educado en un ambiente elitista y desde pequeño influido por la filosofía utilitarista que para este caso podemos sintetizar en la definición: “El principio de Utilidad mantiene que la felicidad es el único valor en si mismo, cualquier acción política, medida legal y acción humana será considerada justa y buena si contribuye a aumentar la mayor felicidad de la mayor número de personas.”

 

El proyecto de emancipación de los Mill

 

La lucha de (John y Harriet) Mill en el siglo XIX es la lucha contra el prejuicio de la sociedad patriarcal, contra la ideología dominante patriarcal que mantenía la naturaleza diferente y complementaria de los sexos, sintetizados en dos discursos:

– Discurso de la inferioridad: debilidad, infantilismo, etc
– Discurso de la excelencia para legitimar la subordinación, virtud, abnegación, compasión.

Para los Mill las cualidades específicas que se adscriben a las mujeres y por las que se las alaba han sido creadas en una sociedad patriarcal. Estas cualidades son las del inferior y el mero hecho de alabarla no hará a sus propietarios iguales. Sea desde el discurso de la inferioridad o desde la excelencia para Mill, la naturaleza de la mujer se constituye en el elemento teórico legitimado de su opresión. El proyecto de emancipación de los Mill pasa por desmantelar la ideología patriarcal que legitima la situación de diferencia de las mujeres. Para ello utilizará tres líneas de argumentación: agnóstica, empírica y universalización del concepto de naturaleza humana.
La descripción de la argumentación de Mill para combatir la Teoría de la naturaleza diferente y complementaria de los sexos se basa en los siguientes argumentos.

Argumento agnosticismo

El carácter femenino no se basa en ninguna supuesta naturaleza de la mujer, sino en una construcción histórica y social, aunque efectivamente, no por ello carente de realidad. Argumento basado en que la ciencia de la etología (comportamiento animal) no está suficientemente desarrollada para precisar el carácter humano. Por tanto rechazará el carácter femenino como argumento de sujeción o emancipación.

Argumento empírico

¿Qué se entiende por la capacidad de intuición de la mujer? Significa una visión rápida y correcta de un hecho actual. No tiene que ver con los principios generales. Por tanto el prejuicio no se fundamenta en la razón, sino en los sentimientos y la costumbre. Y la lucha contra el patriarcado es la lucha contra el prejuicio contra el sentimiento y en esta lucha la razón es un arma más, aunque sea un arma privilegiada. Mill aprueba sin reticencias las tesis de Mary Wollstonecraft (1759-1797) “ el feminismo es una apelación al buen sentido de la humanidad” en este sentido cartesiano, disentiría de la afirmación de que el buen sentido es la facultad mejor repartida del mundo.

Universalidad de la condición humana

Defiende la máxima: lo que es cierto o verdadero respecto a la naturaleza y la felicidad de los hombres lo es también para las mujeres, en su caso no existen recortes a la universalidad. El principio de universalidad reconoce el derecho a la autonomía personal y libertad. El motivo de legitima queja de las mujeres es la lesión de la dignidad personal que se produce al privar a un ser humano de la posibilidad de dirigir su vida, posibilidad esta que diferencia al humano del simio imitador y de los demás animales y que le constituye por tanto como ser humano.

Fundamentación del feminismo y el progreso de la humanidad

El planteamiento de los Mill defiende que la igualdad de sexos para el progreso de la humanidad considera el beneficio de la emancipación de las mujeres para la sociedad, como también el beneficio, aparte de para las propias mujeres, para la moralización de la sociedad. Y para teorizar los beneficios que cabe esperar fundamentará el planteamiento en tres argumentos: competencia moral, instrumental y relacional.

Argumento de la competencia moral

o la familia como escuela de igualdad. El primer beneficio que se deriva para la sociedad en su conjunto de la emancipación de las mujeres es el paulatino aprendizaje e interiorización de los sentimientos de igualdad y libertad. Esta propuesta se deriva de la filosofía Utilitarista.

Argumento de la competencia instrumental

El razonamiento es si se incentiva y estimula a las mujeres, del mismo modo que a los varones para que desarrollen sus facultades naturales al máximo se conseguirá “duplicar la suma de facultades intelectuales utilizables para un mejor servicio a la humanidad”. Se interpreta como un argumento que conecta con la lógica del beneficio y que pretende llegar a quienes no creen en la justicia. Podemos considerar que este argumento en si mismo no parece el más indicado para fundamentar políticas de liberación.

Argumento de la compañera

Con este argumento y después de haber expuesto todas las buenas razones posibles en contra de la sujeción y a favor dela libertad y la igualdad, Mill va a tratar de canalizar las energías de los varones a favor de las mujeres por la vía del sentimiento. En una apología de lo que puede llegar a ser la relación de pareja entre iguales. En la sociedad de Mill estaba cantado que dada la precaria situación legal de las mujeres, que no se les permitía adherirse a ningún movimiento si sus cónyuges se lo prohibían. Le lleva a expresar: “ No es de esperar que las mujeres se consagren a la emancipación de su sexo, mientras no haya un considerable número de hombres dispuestos a unírselas en la empresa”.

Los tres argumentos ponen de manifiesto que la igualdad de los sexos, aparte de una cuestión de justicia, es una condición necesaria para el progreso y mejora de la humanidad.

 

 

La defensa del voto femenino en el Parlamento inglés

Mill desde su escaño en el Parlamento fue el primero en presentar una propuesta o enmienda a la reforma electoral, la petición a favor del voto femenino (1866), la iniciativa correría a cargo de unos grupos de mujeres encabezadas por Bárbara Bodichon ,campaña de recogida de firmas, etc. La propuesta de derecho al voto femenino se dirigía a las mujeres propietarias, solteras o viudas, las que pagaban impuestos . Esta restricción era de orden pragmática para conseguir con ello enarbolar la vieja máxima constitucional inglesa que dice quien no tiene derechos políticos tampoco tiene por qué pagar impuestos. “No taxation whitouth representation. En una segunda ocasión un año después cambia de estrategia y en la segunda reforma electoral tratará en una enmienda que se sustituyan la cuarta, quinta y sexta cláusula del proyecto la palabra man por person . Para concluir que aunque sus enmiendas fueron derrotadas, Mill consiguió que el debate sobre la emancipación de la mujer se situará definitivamente y de manera abierta en la sociedad (1867). Un año más tarde escribió la obra The sujection women ensayo para la lucha política. “La lucha de las sufragistas fue, en buena medida, la lucha para desactivar los ancestrales prejuicios que pesaban sobre la condición femenina y conseguir redefinirla como condición humana”.
Citaré el último párrafo en que concluye su obra “Cuando consideramos el daño positivo causado a la mitad de la especie humana por la incapacidad en que se encuentra-en primer lugar la pérdida de la felicidad personal.”

Cronología

Declaración de Seneca Falls 1849
The subjection women 1869

Documentación

Jhon Stuart Mill y Harriet Taylor Mill: desarticulando la ideología patriarcal , incluido en el libro Teoría feminista: de la Ilustración a la Globalización de Celia Amorós y Ana de Miguel. consultar texto completo
La segunda parte de la conferencia Feminismo socialista y marxista está recogida en el artículo “La articulación del feminismo y el socialismo en el siglo XIX: el conflicto clase género”. Ana de Miguel Álvarez.consultar el texto completo del artículo

Volver al índice:
Página principal Archivo Historia de la teoría feminista

FireStats icon Powered by FireStats